Un 60% de los pediatras españoles afirma que su práctica profesional se ve alterada por los recortes y la grave situación económica de las familias

Un 60% de los pediatras españoles afirma que su práctica profesional se ve alterada por los recortes y la grave situación económica de las familias, según un estudio realizado por la Fundación Galatea con el apoyo de la Fundación para la Protección Social de la OMC y Laboratorios Ordesa.
Descripción

El estudio titulado "La salud, los estilos de vida y las condiciones de trabajo de los pediatras españoles" fue presentado en la sede de la Organización Médica Colegial por el presidente de la Fundación para la Protección Social de la OMC, Dr. Juan José Rodríguez Sendín, el presidente del Patronato de la Fundación Galatea, Dr. Miquel Vilardell, la presidenta del Colegio de Médicos de Murcia, Dra. Isabel Montoya, la socióloga y directora del estudio, Lucía Baranda y el director de Laboratorios Ordesa, José J. Alonso.

El presidente de la FPSOMC, durante la presentación, resaltó la labor de la entidad impulsora de este estudio, la Fundación Galatea, creada en 2001 y promovida por el Consejo Catalán de Colegios de Médicos y especialmente por el Colegio de Médicos de Barcelona "dedicada a la salud y la mejora de las condiciones de los profesionales médicos, especialmente en las situaciones más comprometidas, con el objetivo de dar la mejor respuesta a las necesidades de atención y de salud a los ciudadanos"-aseguró.

Juan José Rodríguez Sendin puso en valor el programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), creado en el seno de la Fundación Galatea y hoy integrado en la Fundación para la Protección Social de la OMC, un programa dirigido al colectivo médico que "casi siempre llega tarde a su propio diagnóstico, algo por lo que trabajamos a través de iniciativas como el PAIME".

El Dr. Miquel Vilardell, presidente del Patronato de la Fundación Galatea, destacó el papel de los Colegios de Médicos y la labor que estos realizan en lo concerniente al cuidado de la salud de los profesionales. En su opinión, además de la función básica y obligatoria que es el control de la praxis médica, las corporaciones deben ofrecer otras funciones y prestaciones "especialmente en periodos de crisis como el que estamos atravesando ahora mismo" y resaltó la necesidad de ayudas destinadas a aquellos que tienen problemas en el entorno familiar o de salud porque "los profesionales son frágiles cuando se ponen enfermos y los médicos se ponen malos como cualquier otra persona, y son este tipo de problemas a los que intenta dar respuesta la Fundación Galatea" - aseguró.

Para el Dr. Vilardell el objetivo final del Estudio es determinar qué problemas tienen determinado tipo de especialistas dentro de la profesión médica para poder trasladárselos a gestores y a los políticos responsables en el ámbito sanitario, para sensibilizarlos y conseguir que se subsanen y lograr así la mejora de las condiciones de vida de los profesionales.

La pediatra Isabel Montoya, presidente del Colegio de Médicos de Murcia y asesora de este estudio, comentó que "la medicina tiene un compromiso social y cada vez está más sometida a presiones de todo tipo que puede alterar el equilibrio anímico y emocional de los pediatras y si no estamos en las mejores condiciones difícilmente vamos a poder ayudar a los pacientes".

La doctora Montoya manifestó que "los pediatras queremos mantener la ilusión por el ejercicio, mantener el compromiso por el trabajo bien hecho y mantenernos firmes en esa defensa de nuestros pacientes, y más en el actual contexto de crisis" y añadió que "si conocemos a los pediatras podemos ayudarles si lo necesitan, y si cuidamos a nuestros pediatras, cuidaremos a nuestros niños".

El Dr. Antoni Arteman, gerente de la Fundación Galatea, agradeció la colaboración de la industria farmacéutica en este tipo de proyectos a favor de la profesión médica y puso en valor la importancia de este estudio porque "es el primero que se realiza a nivel de todo el Estado y de una especialidad, lo que supone un paso adelante que puede marcar un camino para el futuro".

"Este estudio nos permite profundizar mucho mas y ver qué ocurre con esta especialidad en sus centros de trabajo, sus modalidades laborales y en su vida cotidiana y familiar" y añadió que "desde hace quince años nos preocupamos de la salud de los médicos y de cómo entienden ellos su propia salud, porque un médico con hábitos saludables convencen mucho mejor a sus pacientes de que lleven una vida más sana"- concluyó el Dr. Arteman.

José J. Alonso, director de los laboratorios Ordesa comentó que "los más de 300 profesionales de Ordesa compartimos con la clase médica y en especial con los pediatras los objetivos de cuidar y mejorar la salud de los más pequeños, así como la calidad de vida del colectivo médico para garantizar la mejor salud de la población que atiende".

Finalmente, Lucía Baranda, socióloga y directora del estudio presentó los datos principales de esta muestra basada en más de 1.000 respuestas de todo el territorio español y elaboró un retrato robot de la figura del pediatra en España que se materializa en una mujer (59%) con una media de edad menor de 50 años que trabaja en el ámbito de la Atención Primaria y en la administración pública.

Sobre estos datos el Dr. Miquel Vilardell quiso poner en valor el alto grado de formación de los pediatras españoles los cuales "se han formado vía MIR la mayoría, son casi todos especialistas y el 25% tiene el doctorado, lo que indica que tienen inquietudes investigadoras y docentes. Además, son personas que han elegido su profesión, es decir, vocacionales y cuyo única queja son unas condiciones laborables mejorables que se han visto afectadas en los últimos tiempos de crisis y que supone un mayor estrés" - concluyó.

Estudio "La salud, los estilos de vida y las condiciones de trabajo de los pediatras en España"

El impacto de la crisis económica en las familias españolas afecta a la práctica profesional de los pediatras españoles. Ésta es una de las principales conclusiones del estudio Fundación Galatea con el apoyo de Laboratorios Ordesa sobre "La salud, los estilos de vida y las condiciones de trabajo de los pediatras en España", en el que han participado más de 1.000 pediatras que ejercen su labor tanto en el sector público como el privado de nuestro país.

Un 25% de los pediatras encuestados señala que 1 de cada 4 niños atendidos proceden de familias que atraviesan graves problemas económicos. La precariedad económica dificulta, en muchos de estos casos, el mantenimiento de unos hábitos de vida saludable en el niño, que pueden llegar a presentar desequilibrios en su nutrición. Asimismo, los pediatras también aseguran haber detectado una disminución en el número de usuarios de las consultas privadas, al no poder asumir las familias los gastos que implican.

Éste es uno de los principales puntos sobre los que alerta el estudio, que tiene como finalidad plasmar el estado actual de la pediatría española. En ese sentido, el 58 % de los pediatras participantes asegura que sus condiciones de trabajo han empeorado por los recortes realizados en sus centros de trabajo, lo que no sólo repercute a nivel económico sino que va ligado a una pérdida de credibilidad, percibida en mayor medida por los profesionales jóvenes y los que trabajan en el sistema sanitario público.

Internet complica la vida a los pediatras

Otro de los puntos a destacar es el posicionamiento de los pediatras ante las consultas que los padres realizan a través de Internet. En general, no se sienten cómodos ante esta práctica al considerar que la mayor parte de la información consultada vía Internet no sólo no sirve para despejar sus dudas sino que las aumenta, trasladándolas a la consulta.

De ahí que no perciban una mejora en su relación con los pacientes al utilizar esta herramienta: de hecho, un 84,5% lo considera un factor que interfiere en su ejercicio profesional. Estas opiniones no están relacionadas con la edad de los pediatras, ya que incluso los más jóvenes se muestran críticos con esta práctica llevada a cabo por muchas familias.

Un colectivo muy feminizado y con un nivel de formación elevado

En España, el colectivo de pediatras está muy feminizado (el 59% de los encuestados son mujeres), con diferencias importantes de edad entre hombres y mujeres, siendo éstas más jóvenes. En los últimos años, estudian esta especialidad prácticamente el doble de mujeres que hombres.

En ese sentido, el estudio también destaca la mayor carga doméstica a la que hace frente la mayoría de las mujeres pediatras, a las que dedican el doble de horas que los hombres, incrementando su jornada laboral, sobre todo hasta los 50 años. Esta situación, por un lado, añade factores de riesgo sobre la salud física y psíquica de las profesionales y, por otro, afecta a sus expectativas profesionales. Si, en el caso de los hombres que trabajan en el sistema público, las probabilidades de acceder a un puesto de mando son sólo del 6%, en el de las mujeres es todavía menor.

En cuanto al nivel de formación de los pediatras en España, es elevado, ya que una tercera parte ha estudiado alguna subespecialidad y también un tercio ha finalizado o está realizando el doctorado.

Un dato destacable es el importante grado de presión psicológica al que se someten estos profesionales, al afectarles aspectos como la relación con los padres de los pacientes o la coordinación entre profesionales sanitarios. En ese sentido, y especialmente en el caso de las mujeres, se suelen presentar manifestaciones de fatiga y estrés.

Por otro lado, las mujeres pediatras son prácticamente todas asalariadas mientras que los hombres tienen una mayor diversidad de situaciones así como una mayor presencia en centros privados u hospitales. Aunque la mayor parte del colectivo tiene contratos de trabajo fijos o son funcionarios, un 17% ejerce su profesión mediante contratos temporales o interinos y, en consecuencia, su percepción del trabajo es inestable en un 21% de los profesionales (y no sólo entre quienes tienen contratos temporales). De todo ello se desprende un nivel de satisfacción laboral moderado, siendo los profesionales del sector público que trabajan en atención primaria los menos satisfechos.

Coordinación insuficiente entre los profesionales y niveles asistenciales

Uno de los aspectos que los pediatras consideran más problemático en su práctica diaria es la falta de coordinación entre los diversos profesionales que intervienen en el cuidado del niño o en la atención a las familias y que repercuten directamente en la calidad asistencial. Casi una cuarta parte de los pediatras cree que no hay relación con los médicos de familia o bien que ésta es insuficiente.

Además, una de las quejas más extendidas entre los profesionales de la atención primaria es la difícil relación con los médicos de consultas especializadas, generalmente ubicados en los hospitales. Esta valoración -que roza el suspenso- es especialmente negativa entre los pediatras que trabajan en centros de atención primaria.

En referencia a la coordinación con los farmacéuticos, los pediatras consideran que tampoco es suficiente y alertan de la importancia de este punto, pues el farmacéutico ejerce un destacado rol como educador sanitario en las escuelas, sobre todo entre los adolescentes.

* Se adjunta Estudio